Expertas se alistan para evitar exclusión de candidatas

A prueba, la paridad de género en 2015

Reportaje / Lidia Bonilla / Octubre 22, 2014

Por: Anayeli García MartínezCimacnoticias | México, DF.- Las elecciones de 2015 pondrán a prueba la reforma político-electoral que elevó a rango constitucional la paridad de género (50 por ciento de candidatas) en postulaciones a cargos legislativos federales y estatales.
 
Este año entró en vigor la reforma el artículo 41 constitucional y se expidieron las leyes generales de Partidos Políticos y de Instituciones y Procedimientos Electorales, que obligan a los institutos a reservar 50 por ciento de sus candidaturas para mujeres.
 
Además de la paridad, estas normas establecen que los partidos deben hacer públicos sus criterios de selección, y prohíben que asignen sus postulaciones femeninas exclusivamente en distritos electorales donde perdieron en comicios anteriores.
 
A decir de analistas políticas, hay grandes expectativas para la jornada electoral del 7 de junio del próximo año, cuando se renovará la Cámara de Diputados, 17 entidades elegirán diputaciones locales y cargos en ayuntamientos (municipios) y se renovarán nueve gubernaturas.
 
VIGILANCIA
 
Ante la importancia de estas elecciones, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) lanzaron esta semana el Observatorio de la Participación Política de las Mujeres.
 
Se trata de un proyecto para identificar los obstáculos y desafíos de la participación femenina en las elecciones, revisar el papel de los medios de comunicación en la promoción de las candidaturas femeninas, y analizar la violencia política contra las abanderadas.
 
Paula Soto, directora de Participación Social y Política del Inmujeres, comenta que este observatorio permitirá monitorear el pleno cumplimiento de la ley y adelanta que, ante el inminente aumento de candidatas, el Observatorio también servirá para darles capacitación y asesoría.
 
Agrega que ya hubo una reunión entre el Inmujeres y los organismos promotores de la igualdad de los partidos a fin de generar estrategias de colaboración, lo que indica que cada vez más se comprende la importancia de incorporar a la población femenina en los espacios de decisión.
 
Para las activistas que promovieron la paridad, las nuevas leyes electorales son un logro que no se puede desdeñar, porque podría significar más mujeres compitiendo por obtener un cargo público y aumentar el número de curules femeninas. 
 
Hasta ahora, según datos de la Sociedad Mexicana de Estudios Electorales, para 2013 el porcentaje promedio de diputadas electas en los congresos locales fue de 27.02 por ciento; 37 por ciento de diputadas federales, y 32.8 por ciento de senadoras. 
 
De acuerdo con especialistas en el tema, podría suceder lo que pasó en 2012, cuando cada partido registró un mínimo de 40 por ciento de candidatas. En esa ocasión se logró que cada partido postulara a 120 y 26 aspirantes mujeres a diputaciones y senadurías, respectivamente.
 
DIFERENCIAS
 
Con todo y el logro numérico y que en total se alcanzó 36 por ciento de curules femeninas en ambas cámaras, un estudio de la organización civil Gente Diversa del estado de Baja California, indica que las mexicanas que participaron en los comicios señalaron que tuvieron la necesidad de pertenecer a un grupo político que las cobijara.
 
Ese estudio también reveló que las mujeres hacen campañas con modelos distintos a los varones, porque ellas se promueven a “ras de tierra”, mantienen cercanía con el electorado, con la población femenina, la juventud, con redes de amigas y amigos, y cuentan con limitados recursos económicos y materiales.
 
Mónica Zarate, directora de la organización civil Bitácoras, Liderazgo Social con Equidad, asegura que es muy probable que los partidos cumplan con las leyes electorales, sobre todo porque el INE estará vigilante del registro de candidaturas, aunque considera que habrá institutos políticos que acatarán la norma sin mucho agrado.
 
Así sucedió en las elecciones de 2012 cuando los líderes de los partidos de la Revolución Democrática (PRD), Acción Nacional (PAN) y Revolucionario Institucional (PRI) se quejaron ante el entonces Instituto Federal Electoral (IFE) y el TEPJF, al señalar que no podían cumplir con la cuota de género entonces estipulada de al menos 40 por ciento de candidatas.
 
Laura Inés López Padilla, presidenta de la Red de Apoyo a Mujeres Municipalistas, celebra que la paridad de género ya sea constitucional, pero critica que al seleccionar candidatos los partidos sean más exigentes con el perfil de las mujeres que con los de los varones.
 
También indica que en 2015 la moneda estará en el aire, pues aun con las leyes más avanzadas nada garantiza que a ellas se les den los mismos recursos para hacer campañas, que sean electas y que haya congresos paritarios, es decir con el mismo número legisladoras y legisladores.
 
Sobre el tema, Natividad Cárdenas Morales, presidenta del Consejo Ciudadano Mujeres al Poder, apunta que habrá que estar vigilantes de cómo se eligen a quienes competirán por un cargo, a fin de que se evite que sean personas sin carrera política.
 
Como se sabe, en otros procesos electorales, militantes de los partidos han denunciado que tienen que ser amigas o familiares de líderes partidistas para ser postuladas. Por ello, y ante la violencia en el país –dijo Cárdenas–, en esta ocasión las expertas monitorearán las campañas de desprestigio y los ataques políticos.
 
Las promotoras de la participación política femenina también señalan la importancia de vigilar las elecciones municipales, porque es donde hay menos mujeres. Para 2012 había 7 por ciento de presidentas municipales, 2.8 por ciento de síndicas, y 36.9 por ciento de regidoras. 
 
14/AGM/RMB