Propone INE para 2018 tener un costo de campaña por elector a nivel nacional

El titular del INE, Lorenzo Córdova, reconoció que las disparidades en los topes de gastos de campaña “es una fuente de problemas”.

Nacional / Redacción / Agosto 23, 2017

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova, propuso que para los comicios de 2018 se tenga un costo de campaña por elector “a lo largo y ancho del país, como un acto de responsabilidad política”, para que los topes de gastos de campaña guarden un criterio mínimo de proporcionalidad, si bien los tiempos legales se agotaron, realizarán comicios simultáneos en 30 estados del país.

Al inaugurar el Congreso Internacional de Estudios Electorales “Los Desafíos Globales de la Gobernanza Electoral”, Córdova indicó que las disparidades en los topes de gastos de campaña “es una fuente de problemas” ejemplo de ello es que, si se compara el tope de gastos de campaña de la próxima elección presidencial con los del Estado de México, éstos últimos serían cinco veces más altos, y ascenderían “a la friolera” cifra de más de 2 mil 200 millones de pesos.

“Resulta desafortunado que el establecimiento de dichos topes sea aún determinado sin un parámetro homólogo, sin un parámetro común por los congresos locales, ya que crea diferencias abismales entre una entidad y otra en contiendas similares… Lo ideal en este caso, creo, sería tener un costo por elector similar a lo largo y ancho del país. Creo que es un acto de responsabilidad política que los topes de gastos de campaña en las entidades guarden un criterio mínimo de proporcionalidad, dado que sobre todo el próximo año, aunque los tiempos legales ya se nos agotaron, realizaremos elecciones simultáneas en 30 estados de la República”, señaló.

Además, reiteró que el Consejo General del INE emitirá más reglamentos para los comicios federales, que están por comenzar el próximo 8 de septiembre, entre ellos esta prohibir la entrega de cualquier tipo de tarjeta durante las campañas electorales, emitir reglas para evitar el uso político de programas sociales y modificar el reglamento de fiscalización.

“El primero ajustar las normas de fiscalización, para impedir, para prohibir que durante las campañas electorales pueda utilizarse tarjetas que generen una expectativa de un beneficio personalizado a cambio o como consecuencia de determinados resultados electorales. Estamos en lógica de que, en el próximo, que en los próximos procesos electorales las únicas tarjetas sean las tarjetas de los árbitros electorales”, indicó.