En riesgo reserva del Caribe Mexicano por falta de un Programa de Manejo: CBD y Greenpeace

Decreto de Área Natural Protegida no atiende las principales amenazas de la región

Medio Ambiente / Lidia Bonilla / Diciembre 14, 2016

  • ONG piden protección más allá del papel para la zona

 México.- El reciente decreto de la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano (RBCM) dejó fuera las principales amenazas que enfrenta la zona, tales como la alta concentración de embarcaciones y turistas en zonas arrecifales someras; la ruptura, fragmentación y destrucción de arrecifes por contacto de buzos inexpertos; la construcción de infraestructura costera, la extracción de especies de ornato, el encallamiento y mal manejo de aceites y gasolina de embarcaciones recreativas, de servicios y privadas, así como la contaminación por residuos sólidos.  

El Centro para la Diversidad Biológica y Greenpeace México señalaron que estas omisiones hacen urgente que la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) emita un Programa de Manejo con reglas claras para las actividades en la zona y evitar los riesgos para la biodiversidad de este ambiente marino.

En una revisión al decreto de la RBCM, las organizaciones detectaron que lo que se prohíbe hasta ahora es emplear equipos y artes de pesca fijas permanentes o de arrastre sobre el fondo marino; sin embargo, exceptúa la pesquería de camarón en la zona noroeste de Isla Contoy, realizar exploración y explotación tanto minera como de hidrocarburos y extracción de material pétreo. Sin duda, muy buenos avances, pero no atiende las amenazas y circunstancias inmediatas que han degradado el ecosistema.

“El Caribe es famoso por su biodiversidad que atrae una gran demanda turística. Si bien un programa de manejo no es la panacea, pues existen otras regulaciones, es importante que éste aborde y regule las actividades en la zona costera y  la capacidad de carga de los arrecifes, y control del  tráfico náutico, pues con tantas empresas ofreciendo actividades recreativas debe cuidarse que no suceda lo que en otras ANP como las Islas Marietas, donde la alta presencia de personas y embarcaciones dañaron la zona obligando su cierre temporal”  dijo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica.

En México,  de las ahora 181 ANP, contando las últimas decretadas durante la COP13 del Convenio de Diversidad Biológica (CBD) que se desarrolla en Cancún,  únicamente 102 cuentan con un programa de manejo con  reglas claras de gestión, el resto carecen de él; tal es  el caso de la Gran Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano (RBCM) recientemente anunciada por el Presidente Enrique Peña Nieto.

Por otra parte, el polígono de 5 millones de hectáreas protegidas no considera ningún criterio técnico para las construcciones de infraestructura dejando desprotegida la línea de costa y, en algunos casos, hay espacios de omisión frente a importantes zonas turísticas como el sur de Puerto Morelos, Puerto Aventuras y Xelhá.

En el caso de la RBCM que aún no tiene un programa de manejo, el decreto para su protección contiene lineamientos generales para su conservación. Sin embargo, de acuerdo con ese mismo documento se permiten actividades de impacto como el turismo náutico, el aprovechamiento extractivo de la vida silvestre, pesca y acuacultura, mantenimiento y desarrollo de infraestructura portuaria, mantenimiento y dragado de los canales de navegación y extracción de arena, actividad que se hace frecuentemente para reconstruir las playas. Asimismo, quedan fuera unas de las principales actividades que generan degradación ambiental en la porción terrestre: la expansión de la ganadería y agricultura y, el desarrollo de asentamientos humanos sin servicios de drenaje ni recolección de residuos.

“El que un área natural protegida no tenga un programa de manejo genera incertidumbre para   la conservación y las actividades económicas que se pueden hacer dentro de ella. La misma Comisión Nacional de Derechos Humanos recomendó a la Conanp revisar  los programas de manejo actuales, y señaló que la falta de estos instrumentos ha propiciado cambios de uso de suelo, expansión de la ganadería extensiva, erosión de suelos, desarrollo urbano, extracción ilegal de especies y la contaminación de las aguas y suelos, destino que podría seguir la Reserva del Caribe si continúa sin un Programa de Manejo” dijo Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México.

Este Programa de Manejo  debe incluir  plan de financiamiento a corto, mediano y largo plazo para garantizar que al menos un 50% de los recursos generados por cobro de derechos se reinviertan en la RBCM.

“Exigimos que el titular de la Conanp, Alejandro del Mazo, establezca una fecha para la publicación del Programa de Manejo de la Reserva del Caribe Mexicano e invitamos a la gente a que haga lo mismo a través de la firma de nuestra petición en www.greenpeace.mx/somosguerreros”, finalizó Rivas