Sin plan Autoridades para programa de protección de la vaquita marina

- “Pescamos para vivir, no para extinguir”: pescador

Medio Ambiente / Lidia Bonilla / Diciembre 14, 2016

Cancún, Quintana Roo.- El Centro para la Diversidad Biológica, Greenpeace y la comunidad pesquera, urgen al gobierno federal a establecer una política pública permanente que garantice la protección de la vaquita marina y de alternativas de pesca sustentable a las comunidades.

 

A sólo cuatro meses de que concluya el actual programa de protección de este mamífero endémico de México y en grave peligro de extinción, las autoridades no cuentan con una estrategia que vaya más allá de abril del próximo año y que resuelva de fondo la principal amenaza para la supervivencia de la vaquita que es la pesca de totoaba en la zona y en cuyo proceso de captura mueren incidentalmente ejemplares de la vaquita. 

 

En el marco de la 13ª reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) de la ONU y luego de que Enrique Peña anunciara el alcance de la meta 11 de los compromisos de Aichi sobre áreas marinas protegidas, damos cuenta que otras responsabilidades de la misma Convención se están incumpliendo: la población de vaquita marina ha disminuido en un 92 por ciento de 1997 al 2015, lo que representa una falla en la Meta 12 de los acuerdos de Aichi, la cual establece que para 2020, se habrá evitado la extinción de especies amenazadas identificadas y se habrá mejorado y sostenido su estado de conservación, especialmente el de las especies en mayor disminución. 

 

"El gobierno mexicano ha fallado en esto pues la vaquita marina es un ejemplo de pérdida de biodiversidad, pues sigue siendo el mamífero marino en mayor riesgo de extinción, con menos de 60 ejemplares y una tasa de reproducción lenta (una cría cada dos años aproximadamente), esta marsopa está en riesgo de desaparecer si se sigue presentando la muerte incidental de ejemplares”, dijo Miguel Rivas, coordinador de la campaña de Océanos de Greenpeace México.

 

Estos señalamientos se llevaron a cabo durante un evento paralelo de la CBD organizado por las organizaciones de la sociedad civil y a la que asistieron diversos funcionarios vinculados a las políticas de pesca y la estrategia gubernamental para salvar a la vaquita marina, entre ellos Mario Aguilar, comisionado de acuacultura y pesca; Víctor Arriaga, Director de ordenamiento pesquero y acuícola; Joel González Moreno de Inspección y vigilancia de Profepa,  así como Pablo Arenas, Director de innovación pesquera de INAPESCA.

 

““Nos da gusto que los funcionarios de la Conapesca hayan asistido a la COP y coincidido en la urgencia de actuar en el Alto Golfo, sin embargo, es desafortunado que a unos meses de que termine la veda, todavía no se sabe si la protección de la vaquita va a continuar. El llamado es urgente, la recuperación de la vaquita debe ir más allá de una veda temporal, su recuperación necesita varios sexenios y no una protección transitoria", dijo Alejandro Olivera del Centro para la Diversidad Biológica.

 

Por su parte, Rual Verdugo, pescador miembro de la cooperativa la Vaquita de los Angulo, urgió a las autoridades de gobierno a tener soluciones ambientales reales para la pesca sustentable y la preservación del amenazado mamífero marino.

 

“Necesitamos seguir pescando porque es nuestro alimento, pero queremos decir que nosotros no somos el enemigo, nosotros pescamos para vivir, no para extinguir. Los pescadores responsables del Alto Golfo somos conscientes de la importancia del cuidado de nuestros recursos naturales y el respeto a nuestro ecosistema pues es nuestra forma de vida y fuente de alimento. No somos depredadores y no deseamos ser vistos como tales, queremos que autoridades, ONG y sociedad en general sepan que estamos comprometidos con la protección de la vaquita marina, con la sustentabilidad y la mejora de nuestras pesquerías para ofrecer más alimento sano y amigable con el medio ambiente".  

 

El tema de la vaquita marina no es sólo un problema ambiental, es un problema socioambiental reflejo de la mala protección de nuestros santuarios marinos y de que no existe una plena integración del cuidado de la biodiversidad con la inclusión de las comunidades y la atención de sus necesidades.  

 

Greenpeace entregó a Víctor Arriaga - en nombre de las instituciones de gobierno encargadas del programa integral que busca salvaguardar el único mamífero marino endémico de México- una vaquita marina plasmada en tela y formada con los nombres de algunas de las más de 150 mil personas que han firmado la petición de Greenpeaace para darle esperanza a la vaquita marina.

 

"Que se escuche la voz de la gente representada en esta vaquita" fue la frase con la que se hizo entrega de esta simbólica representación de #elpoderdelagente.

 

Debemos seguir alzando la voz por la vaquita y por la biodiversidad en general. Desde Greenpeace invitamos a la gente para que se sumen a este trabajo en defensa de los ecosistemas marinos y a la transformación de la agricultura hacia un modelo ecológico entrando al sitio https://greenpeace.mx/somosguerreros/ y firmando estas peticiones.