Eleva impacto ambiental sobreproducción de celulares evidencia Greempece

Replantea cambiar modelo de producción y urge cerrar ciclo de vida de smartphones

Medio Ambiente / Lidia Bonilla / Septiembre 02, 2016

 

* Con video lanza campaña #TrueInnovation

Ciudad de México.- Ante el inminente crecimiento de producción de teléfonos celulares que supera los dos mil millones de aparatos anualmente y la tendencia productiva que sigue creciendo a la par que su impacto ambiental al planeta, la organización ambientalista Greenpeace demanda a la industria de los smartphones a que transite a un sistema sin desperdicio de recursos y apto para el futuro y el planeta. Y es que, entre sus planteamientos señala que tan sólo en México existen en promedio 80 millones de estos aparatos.

Al respecto Miguel Soto, coordinador del proyecto por la verdadera innovación tecnológica (TrueInnovation) de la citada organización en México refiere que “en la producción de un smartphone se requieren cantidades muy grandes de recursos, implica la extracción de minerales preciosos como el oro, plata, y cobre, y el uso de decenas de sustancias tóxicas, por eso la sobreproducción de estos aparatos tiene un impacto muy fuerte para el ambiente”.

Detalla que la tendencia consumista de aparatos celulares implica que no obstante a que los smatphone sigan funcionado óptimamente son reemplazados contantemente, dándoles en promedio, un periodo de  uso de dos años.

 Explicó el ambientalista el impacto al medioambiente que genera tan solo una tonelada de dichos aparatos a lo largo de su ciclo de vida, que se eleva a unas 211 toneladas de residuos. 189 corresponden, dice, a la extracción y procesado de los materiales que lo componen, 21 a la manufactura y ensamblaje y 1 tonelada de residuo final.

 El argumento evidente es que en todas las compañías de electrónicos el mayor impacto energético ocurre durante sus procesos de manufactura. Un estimado nos muestra que los celulares, por sí solos, producirán 122 megatoneladas de C02 (más de lo que produciría un país como Bélgica) para 2017, más del 60 por ciento provienen de sus procesos de producción

 “Es hora de cambiar las reglas del juego y exigir a la industria más innovadora del mundo un cambio para pasar de los teléfonos desechables e irreparables que hoy tenemos, a aparatos duraderos, fáciles de reciclar y transformar en nuevos gadgets, es hora de pasar a un ciclo cerrado de producción”, acotó Soto.

 La demanda de Greenpeace a la industria de los smartphones es que transite a un sistema sin desperdicio de recursos y apto para el futuro y el planeta y  que desde que nace hasta que muere, un smartphone tenga una vida amigable con el ambiente.

 En términos de innovación tecnológica ciclo cerrado significa:  

1.   Diseño: Pensados para ser reparables y durar para tener un consumo  menos acelerado de nuevos teléfonos

2.   Manufactura: Menos consumo de recursos naturales, energía sucia y tóxicos, para tener menos contaminación

3.  En tus manos: Consumo responsable, cada nuevo celular tiene un impacto al ambiente, para tener menos basura electrónica

4.   Fin de vida: Reciclaje, reutilización de materiales y manejo responsable de los desechos, para dejar de consumir recursos nuevos

En ese sentido Greenpeace lanzo un video de animación sobre el ciclo cerrado para mostrar no sólo el problema sino cómo esta transición a la que llamamos, sí es posible. Greenpeace invita a la gente a compartir este video

para ir generando una mayor conciencia sobre el impacto que tiene esta industria y a que firmemos por la #TrueInnovation en la página http://detox.greenpeace.org/es-MX/trueinnovation/