Minimiza Grupo Bimbo derechos humanos de sus consumidores

• Responde con discursos vacíos demandas concretas de la sociedad civil

Medio Ambiente / Lidia Bonilla / Junio 30, 2016

Ciudad de México.- El Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos pidió a Grupo Bimbo responder ante los impactos negativos de sus prácticas corporativas que vulneran los derechos a la salud, al medio ambiente, a la información, a la alimentación adecuada y al trabajo en México, tal como lo ha expuesto Greenpeace en su campaña Comida Sana, Tierra Sana. (1)

El  pasado 27 de junio, la panificadora atendió esa solicitud con un discurso vago que no responde a la problemática de fondo, ante lo que Greenpeace considera que Grupo Bimbo minimiza las graves implicaciones del modelo de agricultura industrial del que se abastece para desarrollar su principal actividad: la producción de alimentos.

Una vez más, en su respuesta al Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos, Grupo Bimbo afirma tener procesos sólidos y robustos, pero no responde de forma clara a la demanda de transición a una agricultura ecológica sin el uso de plaguicidas altamente peligrosos que vulneran el derecho humano a un medio ambiente sano y la salud que han respaldado más de 54 mil consumidores.

De acuerdo con la organización ambientalista, las actuales prácticas agrícolas permitidas por Bimbo en su cadena de valor minan los derechos humanos de sus consumidores y quienes cultivan sus insumos al permitir el uso indiscriminado de fertilizantes y plaguicidas altamente tóxicos relacionados con la aparición de cáncer, afectaciones en los sistemas endócrino y nervioso, contaminación de suelo y agua, y la consecuente afectación de la biodiversidad, lo cual está en contra del planteamiento del Pacto Mundial de las Naciones Unidas que la empresa presume.

Desde hace más de un año, Greenpeace y Grupo Bimbo iniciaron el diálogo tras el cual la empresa se comprometió a transparentar las prácticas agrícolas empleadas en la producción de su materia prima, pero hasta ahora no lo ha cumplido, negando así el derecho a la información de millones de consumidores.

Es preocupante que Grupo Bimbo, que se ha promovido como empresa de vanguardia comprometida con el medio ambiente y con la gente, relativice con discursos vacíos un problema con consecuencias mayúsculas para la agricultura y la alimentación en nuestro país.

Miles de sus consumidores junto con Greenpeace, han exigido a Grupo Bimbo que elimine y asegure la no utilización de los 30 plaguicidas prohibidos en otros países que se siguen empleando en México; sin embargo, la panificadora se ha negado a asumir un compromiso real en favor del planeta y las personas; prefiere dar un discurso vacío y evadir su responsabilidad en el respeto de los derechos humanos con alternativas concretas que ofrece la agricultura ecológica, sin uso de transgénicos y agrotóxicos, que promueva medios de vida dignos y alimentos sanos para la gente.