* En 75 años las mujeres ganarán igual que los hombres

-- Falta política de Estado para acelerar equidad en ingresos

Laboral / Guadalupe Cruz Jaimes / Julio 04, 2012

México, DF, 4 jul 12 (CIMAC).- Debido a que la igualdad de género aumenta el crecimiento económico, es importante garantizar a las mujeres las mismas oportunidades de acceso a “trabajo decente” que a los hombres, con el propósito de cerrar la brecha de desigualdad de ingresos entre ambos sexos.

Francisco Cos, responsable del área de Empoderamiento Económico de las Mujeres del Centro Internacional de Investigación para el Desarrollo (IDRC, por sus siglas en inglés), expuso que la disparidad de ingresos solo podrá revertirse si los Estados toman cartas en el asunto, ya que de dejarlo en manos del mercado, pasarán al menos 75 años antes de reducir la desigualdad en este ámbito.

Durante el foro “Brechas y desigualdades en el empleo en México. Por el empoderamiento económico de las mujeres y un crecimiento inclusivo”, Cos refirió que el incremento en la participación económica de las mujeres se ha dado en actividades poco productivas (sector servicios), sin protección social y de menor remuneración.



México es un claro ejemplo, ya que 42 por ciento de los 16.9 millones de trabajadoras apenas percibe entre uno y dos salarios mínimos; 50 por ciento de ellas no tiene contrato y casi la mitad carece de prestaciones. Muestra de ello es que 80 por ciento no tiene servicio de guarderías.

Según el especialista, en promedio las mexicanas perciben entre 4 y 12 por ciento menos ingresos que los hombres, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), aunque la Secretaría del Trabajo afirma que la brecha salarial es de 30 por ciento.



Las mujeres que no son asalariadas, como las comerciantes, también afrontan esta desigualdad, ya que de acuerdo con un estudio realizado por la UNAM, “para que ellas pudieran emparejarse con los hombres tendrían que ganar 52 por ciento más de lo que ya perciben”.

Mientras que en el mundo, las mujeres ganan en promedio 22 por ciento menos que los hombres.

Si las mujeres continúan en este deterioro laboral, tendrán que pasar 75 años para que ellas logren un pago igual a salario igual, advirtió Cos con base en proyecciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En este panorama, Francisco Cos apuntó que es preciso implementar mecanismos para acortar las brechas en un menor tiempo, ya que si el Estado no actúa las ciudadanas deberán esperar más de siete décadas para alcanzar la igualdad al ritmo de avance según el mercado.

“Las mujeres desean misma libertad de trabajar (que los hombres), por lo que deben tener la misma oportunidad de encontrar un trabajo decente”, abundó el experto.

Abundó que apostar a la igualdad de género es un beneficio social, ya que el empoderamiento económico de las mujeres se traduce en mayor crecimiento económico de las naciones.

Para consolidar una política económica con igualdad de género se requiere que desde el ámbito macroeconómico se entiendan las restricciones del mercado de trabajo, así como las necesidades y obstáculos que afrontan las mujeres, como la restricción de tiempo por ocuparse en el trabajo doméstico sin remuneración, y el cuidado de otras personas.

De igual modo indicó la importancia de considerar como “trabajos empoderantes” a aquéllos que cumplan con las características de formalidad, con un salario remunerador y protección social.

Por lo que, concluyó, “el reto es crear una política pública que extienda la formalidad a los mercados informales”, pues contrario a la creencia de que las mujeres buscan empleos informales que les permitan dedicar más tiempo al cuidado familiar, está probado que, sobre todo las más pobres, prefieren una fuente de trabajo estable.



12/GCJ/RMB