Miles de muestras de cariño a Chespirito durante recorrido al Azteca

Espectáculos / Redacción / Diciembre 01, 2014

CIUDAD DE MÉXICO, México.- Eran las 11:00 de la mañana cuando las puertas del estudio donde descansaron los restos de don Roberto Gómez Bolaños, en las instalaciones deTelevisa San Ángel, se abrieron de par en par.

Era la señal para partir y de dar el último adiós, en donde hizo realidad sus sueños y los sueños de muchos mexicanos. 

El ataúd recorrió por última vez los pasillos de los foros para pasar por la calle Chespirito y llegar al lugar donde tenían listo el transporte que lo llevaría al Estadio Azteca, donde lo esperaban miles de personas.

Y para sorpresa de muchos, el vehículo que eligieron para transportar el cuerpo del comediante y escritor, fue tan especial como su propia persona.

En una plataforma de color rojo, del mismo color del uniforme de uno de los personajes más emblemáticos de don Roberto, fue colocado con mucho cuidado el féretro.

Una protección transparente resguardó el féretro para que todos pudieran observarlo, de una forma tan sencilla, justo como era en vida.

A un lado, colocaron los personajes que lo acompañaron siempre en vida. El Chavo del 8 y elChapulín Colorado.

Y fue así como comenzó su trayecto, frente a la emoción de los propios trabajadores de Televisa y de cientos de personas que acudieron al lugar para despedirlo.

La marcha del vehículo comenzó por la lateral de Periférico y mientras comenzaba el trayecto del cortejo fúnebre, fue despedido con aplausos y con flores.

Tal como se esperaba, la gente salió a manifestarle su cariño, cientos de personas salieron de sus actividades cotidianas para colocarse en cualquier espacio que encontraron.

Hasta el segundo piso del Periférico sirvió de plataforma para tomar una foto o simplemente para despedirse de él.

La velocidad del vehículo no podía ser mayor a los 20 kilómetros por hora, distancia que incluso le permitió a un joven aventurarse a cruzar el Periférico y aventarle una flor.

 Una despedida festiva, sin duda, con un dejo de nostalgia.

 Y junto al féretro descubierto de don Roberto Gómez Bolaños se observó a su esposa, Florinda Meza, sonriendo, sorprendida del cariño de la gente.

 El trayecto fue lento, así que todos pudieron despedirse de Chespirito.

 Eran cinco minutos antes de la una de la tarde cuando finalmente el vehículo descubierto con los restos de don Roberto Gómez Bolaños entró por la puerta número uno del Estadio Azteca.

 Ingresó solo, sin la compañía de los vehículos color blanco que lo acompañaron en el cortejo.

 Lo esperaban miles de personas que se dieron cita desde temprano en el Estadio Azteca para darle el último adiós.

 Y fue ahí, en el túnel del Estadio, cuando Chespirito fue recibido por un singular grupo de niños vestidos como el Chavo del 8 y el Chapulín Colorado. Quienes mejor que ellos, los niños, para recibirlo en el último gran homenaje a don Roberto Gómez Bolaños.

 Los niños cantan y gritan Chespirito.