* Desinterés del gobierno para prevenir cáncer de seno

-- No invierte en investigación y perpetúa cifras de mortalidad

Entrevista / CIMAC / Octubre 08, 2013

Por Anaiz Zamora Márquez/-México es el país de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que menos invierte en investigación y desarrollo, lo que impide, entre otras cosas, que se continúe indagando en las causas, detección y tratamiento del cáncer de mama (CaMa).

El doctor en Ciencias Eduardo García Zepeda consideró que el poco presupuesto y la falta de inversión en este rubro derivan en que las enfermedades con mayor índice de mortalidad en México –como lo es el CaMa, primera causa de muerte en mujeres– no puedan ser combatidas exitosamente.

Recientemente la OCDE posicionó a México como el país con menos inversión en investigación, desarrollo e innovación, toda vez que actualmente el monto total en la materia es de apenas el 0.47 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir aproximadamente 22 mil millones de pesos.

La OCDE destacó que esa cifra “deja mucho que desear” comparado con Finlandia, que destina el 3.96 por ciento del PIB, mientras que Japón destina el 3.44 y Estados Unidos el 2.79 por ciento.

Como consecuencia, en México es sumamente complicado iniciar y sobre todo continuar un proyecto de investigación, advirtió el inmunólogo, quien actualmente dirige un proyecto científico para identificar cuáles son las células que inhiben o propician el desarrollo de las células cancerosas.

Al hablar sobre su trabajo con Cimacnoticias, García Zepeda criticó que la falta de recursos sumada al poco interés gubernamental por incentivar la investigación sobre el CaMa y otros padecimientos similares, también repercute en que las altas cifras de mortalidad y morbilidad se perpetúen.

“El medio de la ciencia y la investigación enfrenta grandes obstáculos, sobre todo económicos, cuando quiere abonar al conocimiento medico o científico que genere mejores condiciones de vida para la sociedad mexicana”, puntualizó.

García Zepeda, investigador del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, realiza su indagación a través de los recursos otorgados por la empresa biofarmacéutica Pfizer, toda vez que el doctor y su equipo se hicieron acreedores al “Fondo Pfizer 2013”, mediante el cual consiguieron los fondos necesarios para llevar a cabo el proyecto.

Se estima que en México las empresas privadas aportan aproximadamente 60 mil millones de pesos a la investigación, desarrollo e innovación.

13/AZM/RMB