* “Si yo fuera Presidenta, las mujeres serían el gran tema nacional” II/II

Por Socorro Chablé*

Entrevista / CIMAC / Junio 22, 2011

-- Rosario Robles no descarta postularse para los comicios de 2012

Rosario Robles es la segunda de seis hermanos y la primera de las cuatro mujeres. Vivió su infancia en el norte del país al interior de una familia conservadora, por lo que no es de extrañar que en ese contexto cursara sus estudios de primaria y secundaria en una escuela de monjas y cantara para el coro de la iglesia.

Sin embargo, el traslado de la familia Robles Uranga a la capital del país y la posibilidad de continuar sus estudios de bachillerato en un CCH, cambiaron la visión de la feminista.

Desde la especialidad de Ciencias y Humanidades ya empezaba a sensibilizarse respecto a la realidad social que luego intentaría cambiar desde su quehacer político, y con los años, también llegaría una mayor conciencia sobre la condición de vida de las mujeres y su afán por transformarla.

A continuación, la segunda parte de la entrevista que Luna Maya realizó a la ex jefa de Gobierno del DF, durante su visita a Yucatán.

– ¿Las prácticas misóginas y de prebendas influyeron para que no procediera la alerta de género en el Estado de México?

– ¡Sí claro! Hubo factores de tipo político. Creo que la alerta de género debería declararse en el país entero. El caso de la alerta en Guanajuato tenía una circunstancia muy específica y es que las mujeres estaban en la cárcel por abortar, y que evidentemente quien las criminalizó fue el poder público.

“Respecto al caso del Estado de México, se dio en una circunstancia muy extraña, en medio de un proceso electoral que es muy polémico, y en un estado que juega un papel central en la definición de la contienda del 2012, pero sobre todo, en medio de una gran incongruencia con lo que había pasado en otras entidades, porque de otra manera no te explicas que en Guanajuato no se haya querido aplicar esta alerta, por las mismas personas que la impulsaron para que fuera aprobada en el Estado de México. Esto es lo que disgusta, porque las mujeres están muriendo por ser víctimas de la violencia en muchas entidades del país.

“Es preocupante que en los estudios forenses se encuentren cada vez más coincidencias de que las mujeres mueren por asfixia, y que un gran número de ellas tenían denuncias previas de violencia. Lo que tiene que estar en el centro del debate es la justicia, no la política, porque las mujeres no pueden seguir muriendo por estas razones. Entonces sí creo que el que se introduzcan estos elementos políticos no fortalece ni da confianza.

“Sin embargo creo que algo bueno salió de esto, las voces que se levantaron fueron un elemento determinante para que el gobernador del Estado de México las escuchara y convocara, con la idea de crear programas de vanguardia en el país, como las agencias especializadas que va a impulsar, con Ministerios Públicos que se encargarán de asuntos de violencia de género exclusivamente.

“También supimos que recientemente envió una iniciativa para reconocer la violencia feminicida y aprobar sanciones mayores agravadas, cuando un homicidio esté relacionado con la condición de género. También está el asunto de los centros de justicia para las mujeres, donde se contará con jueces y juezas, Ministerios Públicos y asesoría jurídica especializada.

“Por otra parte también está el convenio que se ha signado con la ONU y todas sus agencias, para fiscalizar todas las políticas que impulse el estado en relación a las mujeres. En fin, algo bueno salió de las voces que se hicieron escuchar, al igual que en Guanajuato, donde por fin las mujeres que estaban encarceladas injustamente fueron liberadas.

“Todo esto te habla de que el movimiento de las mujeres está ahí, da sus peleas y logra tener resultados, pero si estuviéramos aliadas y si además entendiéramos que no se trata de golpeteo político, sino porque queremos verdadera justicia para las mujeres, entonces andaríamos mucho más rápido”.

– ¿Qué opinión tienes sobre Fevimtra y Conavim, dos instancias nacionales cuestionadas por su ineficiencia en los casos de violencia en contra de las mujeres?

– En el caso de la Fevimtra no podría opinar, pero en el caso de la Conavim prefiero el Consejo Ciudadano (del cual soy presidenta) que da acompañamiento a esa instancia.

“En este caso creo que hay una falta de información sobre lo que se está haciendo, porque la Conavim acaba de inaugurar el primer centro de justicia para las mujeres en Ciudad Juárez.

“En el caso de la sentencia por el caso de las mujeres asesinadas en el Campo Algodonero, la Conavim ha sido determinante en impulsar su cumplimiento, porque ha puesto los recursos y ha estado detrás del gobierno federal y estatal.

“También acaba de presentar toda la armonización legislativa al Congreso, que ya fue elevada a iniciativa de ley por las diputadas y diputados de todos los partidos con reformas a los códigos Penal y de Procedimientos Penales, la cual incluye el feminicidio, es decir, está basado en parámetros y recomendaciones internacionales.

“Creo que en el ámbito de su competencia, la Conavim está haciendo lo que le corresponde, y precisamente por todo aquello que falta, nos toca fortalecer a las mujeres que están en estos espacios, apoyarlas y sí exigirles, pero apoyarlas, porque están dando peleas en condiciones muy adversas.

“Esta instancia es de muy reciente creación, por lo que ni siquiera se ha logrado tener un ordenamiento claro, de ahí que haya que fortalecerla y pugnar por su autonomía para no exponerla a los vaivenes políticos”.

– ¿Cuál es tu balance respecto a la condición de las mujeres en la actualidad?

– Es increíble que en pleno siglo XXI los derechos de las mujeres vayan en retroceso cuando tendría que ser al revés; lo que nos lleva a pensar que es urgente un cambio estructural en torno a las mujeres.

“Para mí el tema de las mujeres –si yo fuera Presidenta de la República– sería el tema del país. La posibilidad de sacar a este país adelante tiene que ver con una gran reforma estructural para que las mujeres ejerzan sus derechos.

“Con todo y mujeres golpeadas, humilladas, excluidas y en condición de pobreza, hemos sacado adelante a México, porque nosotras lo hemos hecho, así que imagínate si las mujeres fuéramos ciudadanas plenas con derechos plenos, este país sería otro.

“Somos más responsables y productivas por muchas razones, pero en particular porque de eso depende que nuestros hijos e hijas coman. No es gratuito que según la ONU, en todas las sociedades devastadas las mujeres sean las constructoras de la paz.

“Si no se rompe con esta simulación en la que pareciera que estamos avanzando pero en realidad estamos retrocediendo, no vamos a resolver el problema del país, porque hoy todos los grandes temas de la nación tienen que ver con nosotras: seguridad, economía, alimentación, agua, recursos naturales, niñas, niños, y la lista sigue, entonces el tema de las mujeres tiene que ser prioritario, si lo apuntalamos el país va a salir adelante, ya es hora de que nos dejen la casa en nuestras manos para poder limpiarla de tanto mugrero, porque esta patria es nuestra casa.

“La perspectiva de género tendría que ir siempre de la mano de las políticas públicas, y lo digo por convicción, no a manera de simple discurso.

“Me siento orgullosa de ser feminista y de haber hecho muchas cosas que otros gobiernos no habían siquiera intentado, a pesar de que el periodo de mi gobierno fue muy corto.

“Hace 11 años no era tan fácil como ahora, y con todo y eso nosotras fuimos pioneras, abrimos brecha y fuimos valientes, pero aún así no puedo dejar de pensar que si en ese entonces yo hubiera tenido todo tan claro como lo tengo ahora, tal vez hubiera podido hacer cosas mucho más definitivas.

“Sin embargo no podemos dejar de valorar todo lo hecho, como el Centro de Madres Educadoras o la posibilidad de compatibilizar horarios escolares con horarios laborales. En el tema de violencia, creamos los primeros centros integrales de apoyo a la mujer, el Promujer y el Instituto del DF que fue pionero y un preámbulo del Instituto Nacional (Inmujeres)”.

– Si hoy fueras Presidenta de México ¿qué cambiarias o qué harías diferente a los hombres?

– Primero tendríamos que promover un cambio radical de la visión que hoy tenemos, porque no podría ser a través de esta vía. En materia de seguridad pondría en primer lugar el combate a la violencia contra las mujeres, porque ahí mandaríamos un mensaje poderoso sobre esta impunidad con que se nos toca, para poder cambiar los patrones con que tanto daño se nos ha hecho.

“En pocas palabras, hablaría a las mujeres y sus necesidades serían parte de la política pública que yo impulsaría, porque son cosas del día a día las que debemos atender y cambiar para lograr cambios más profundos”.

– Del tiempo en que gobernaste a la fecha, ¿ha cambiado la visión de la sociedad respecto a los gobiernos encabezados por mujeres?

– No ha cambiado mucho. Se nos sigue juzgando y sancionando de manera diferente por ser mujeres y el discurso es de dientes para fuera. Se nos soporta en la política siempre y cuando no pongamos en entredicho el poder que manejan los hombres, porque en el momento en que nos consideran amenazantes entonces empieza
una guerra con tendencia a destruirnos.

“Eso es justamente lo que tenemos que empezar a cambiar, y eso se cambia sólo con una nueva visión cultural, esto no es de leyes ni de políticas públicas, sino de conciencia social y de género.

“Por supuesto que hay avances. En el caso del Distrito Federal ya se puede hablar sobre la despenalización del aborto y matrimonios entre personas del mismo sexo, pero este es un proceso muy complejo y a veces contradictorio, porque también enfrentamos grandes retrocesos en el ámbito social.

“No hay que ir muy lejos, ve a los partidos destruyendo a las mujeres y golpeándolas políticamente, tomándolas en cuenta como candidatas de relleno, en muy pocos lugares se abren espacios para que sean las figuras principales.

“Ve los gabinetes de las 14 elecciones que hubo el año pasado, hay unos en los que ni mujeres hay. Hubo uno que hasta firmó el pacto por la paridad y tienen una sola mujer en su gobierno, entonces sí hay retroceso y mucha simulación.

“En los discursos de las campañas las mujeres siempre estamos presentes, pero en los hechos es diferente, dentro y fuera de los partidos. A nivel de la política no hay nadie hoy que hable por nosotras, incluso hay mujeres que están en cargos de poder y no hablan de las mujeres. Tenemos un déficit enorme”.

– ¿Cómo te miras en este contexto de debates político-partidistas, previo a las próximas campañas electorales?

– A pesar del dolor y la ruptura con el que fue mi partido (PRD), del que además fui fundadora, presidenta y representante en diversos espacios, hoy me siento afortunada. Las cosas pasan por algo y qué bueno que ya no estoy ahí porque lo han convertido en un desastre.

“Hoy me miro en este trabajo que estamos haciendo y eso me da mucha fuerza, ir a hablar con las mujeres y estar con ellas a cambio de nada.

“Por otra parte, soy una política y me veo luchando ahí porque sí creo que hay que rescatar a México de manos de quienes hoy nos gobiernan. Para mí hoy el dilema no es la alianza con ellos, es decir, mi tema no sería hay que aliarse con este gobierno para que no entre el PRI, (más bien) es cómo logramos que estos que están ahora no nos sigan gobernando, porque yo veo mucha incapacidad e incompetencia, y eso es responsabilidad de quienes están ahí arriba.

“Donde se me abra un espacio, siempre y cuando sea para poner en práctica mis sueños, mis ideales y principios, ahí estaré; si es sacrificando esto entonces no tendrá ningún caso, en estos momentos ya estoy más allá del bien y del mal y ya llegué a algunos niveles que pocas mujeres han logrado llegar, entonces para mí no valdría la pena sacrificar lo que pienso y lo que creo por lo que siempre he luchado toda mi vida y con lo que he tratado de ser coherente”.

– ¿Crees que una vez más las mujeres corran el riesgo de ser
utilizadas?
– La responsabilidad es de nosotras. Sería fantástico que hubiera candidatas a la Presidencia de la República y creo que sería un paso muy importante que fuera en partidos grandes, porque hasta ahora cuando las ha habido, ha sido en partidos marginales sin ninguna posibilidad real de ganar.

“Sin embargo a nosotras nos toca analizar que no nada más un cuerpo de mujer garantiza que realmente haya un proyecto a favor de nosotras. Aquí es donde debe haber un razonamiento de por qué votamos y por quién, y no descartar que puede haber un hombre igualmente comprometido con nuestros derechos.

“Es cuestión de analizar personas y proyectos, porque los partidos tienen sus ideologías. Por eso para mí es inconcebible la alianza PAN-PRD, porque desde el punto de vista de las mujeres, los intereses son totalmente contradictorios, sin contar muchas otras cosas más.

“Con esto quiero decir que puede haber una candidata como Josefina Vázquez Mota, que es una persona seria y respetable, pero que al representar a un partido como el PAN estaría representando determinada ideología que algunas mujeres no podemos compartir. Es un asunto que tiene que ver con el género y con las ideas”.

– ¿Has recibido alguna propuesta para ser candidata rumbo a las próximas elecciones?

– Sí he recibido propuestas, y si alguna de éstas persiste rumbo al 2012, a lo mejor estaría en condiciones de analizar alguna posibilidad, me encantaría; pero ahorita estoy más involucrada con la idea de construir un movimiento con ellas desde la cotidianidad, esta es mi apuesta, ya si de esto se deriva estar en una posición donde realmente podamos hacer cambios, entonces lo consideraría.

*Integrante de la Red Nacional de Periodistas y columnista del periódico Por Esto! de Yucatán

11/SCH/RMB