Al Momento-

La CIDH presenta el Informe “Debido proceso en los procedimientos para la determinación de la condición de persona refugiada y apátrida, y el otorgamiento de protección complementaria”

Derechos Humanos / Lidia Bonilla / Diciembre 19, 2020

Washington, D.C.-  En el marco del Día Internacional de la Persona Migrante, la CIDH público su Informe sobre “Debido proceso en los procedimientos para la determinación de la condición de persona refugiada y apátrida, y el otorgamiento de protección complementaria”. El informe presenta análisis, estándares y recomendaciones, que se dirigen a guiar la implementación de sistemas nacionales de reconocimiento y protección, a partir de la mirada de la protección integral de los derechos humanos de las personas en contextos de movilidad humana.

En este informe, la Comisión reconoce los desafíos presentados por los contextos de movimientos migratorios mixtos de carácter masivo en la región, y busca identificar los principios y elementos claves que deben ser garantizados para que flujos y procedimientos de protección cumplan con estándares internacionales en la materia. Esto implica asegurar y concretar el derecho de cualquier persona a obtener protección internacional cuando así lo requiera.

Asimismo, la CIDH advierte en el informe los desafíos crecientes que enfrentan los Sistemas Nacionales de Asilo en toda la región para el adecuado procesamiento de nuevos, variados e intensos movimientos humanos, así como para la atención de las demandas de protección que se presentan. Además, la Comisión destaca los obstáculos en el goce efectivo de los derechos humanos de las personas en contextos de movilidad, con necesidades de protección internacional. Así también, se parte de una mirada interseccional de la movilidad humana, incorporando las dimensiones de género, edad y diversidad, como ejes estructurantes que impactan las condiciones de acceso efectivo a procedimientos de protección.

De igual forma, la CIDH considera que el debido proceso en todos los procedimientos migratorios y de protección es condición necesaria para garantizar otros principios centrales del Sistema Interamericano, tales como la igualdad y no discriminación y el principio de no-refoulment. Además, observa que los aspectos procesales de los sistemas de protección tienen una importancia central para la protección de los derechos humanos de las personas que se encuentran bajo dichos procedimientos. En este contexto, la Comisión resalta la importancia de que, en la búsqueda de protección efectiva, los Estados garanticen la plena garantía de los derechos humanos de las personas durante esta etapa crucial de su itinerario.

Con ocasión a la publicación del presente informe, la Comisionada Julissa Mantilla, Relatora sobre los Derechos de las Personas Migrantes, indicó: “Este informe presenta elementos cruciales sobre el rol de los Sistemas Nacionales de Asilo para garantizar los derechos de las personas en contexto de la movilidad humana, brindando la protección debida, a través de condiciones justas, adecuadas y especialmente no discriminatorias, incorporando una mirada interseccional y un enfoque diferenciado”. Además, destacó que: "No obstante el enfoque en los procedimientos manejados por los Estados, el informe se dirige a directamente a personas defensoras de los derechos humanos de las personas migrantes, apátridas, refugiadas y solicitantes de asilo, a la sociedad civil y a las autoridades judiciales. Ello, debido a que son actores clave para la calificación de los procedimientos y protección de las garantías".

“La CIDH sigue muy atenta a las numerosas situaciones que desafían los sistemas nacionales de asilo y de protección, y profundiza los esfuerzos de su mandato para la promoción y protección de los derechos humanos de todas las personas en contexto de movilidad humana", señaló el Comisionado Joel Hernández, Presidente de la CIDH. “Cada año, la protección internacional brindada a todas las personas migrantes y refugiadas, demanda respuestas integrales y coordinadas, cooperación, diálogo y compromiso de los Estados, sociedades y organismos internacionales”, concluyó.

Considerando todo lo anterior, el presente informe busca recopilar las normas y estándares más altos en materia de derechos humanos y del derecho internacional de las personas refugiadas, así como las mejores prácticas de los Estados de la región, relativas al derecho a buscar y recibir asilo, protección complementaria y apatridia. Contiene además, una compilación práctica de los estándares que deben ser garantizados para que dichos flujos se lleven a cabo de manera adecuada, asegurando y haciendo realidad el derecho de cualquier persona a obtener protección internacional cuando así lo requiera. De igual forma, se acompaña al citado informe, un anexo que contiene la sistematización de los estándares presentados. Ello, a fin de que el informe pueda servir como referencia no solo a las autoridades encargadas de tramitar y decidir las solicitudes de protección internacional, sino también a las organizaciones de la sociedad civil, y en particular, a las personas que requieren de esta protección.