Al Momento-

Demandan la aparición con vida del agricultor y activista Juan Knelssen

Integrante de El Barzón en Chihuahua secuestrado y desaparecido afuera de su casa en el Municipio de Cuauhtémoc

Derechos Humanos / Lidia Bonilla / Noviembre 07, 2018

Ciudad de México, 6 de noviembre  2018.- Denuncian el secuestro y desaparición del agricultor menonita Juan Knelssen, cometido la tarde de este 5 de noviembre por parte de hombres armados, quienes llegaron hasta su casa y con lujo de violencia lo subieron a un automóvil y se lo llevaron. El señor Knelssen es poblador del Campo 106 del Municipio de Cuauhtémoc, Chihuahua.

De ello da cuenta la ONG Greenpeace en México, organización que ha acompañado y apoyado el movimiento campesino El Barzón desde los años noventas, con quienes ha sostenido una alianza en contra de la siembra de maíz transgénico en la entidad.  El señor Knelssen ha sido un aliado en esta lucha y Greenpeace levanta la voz de alerta y de condena en torno a su desaparición.

Ante estos lamentables hechos, Greenpeace México envió una carta a César Augusto Peniche Espejel, Fiscal General del Estado de Chihuahua, demandándole con base en el derecho de petición:

       La aparición con vida del señor Juan Knelssen

     Comenzar inmediatamente las investigaciones necesarias a fin de dar con el paradero del señor Juan Knelssen, garantizando la vida e integridad física del señor Knelssen y de su familia, así como de los integrantes de El Barzón, redoblando las medidas de seguridad en su beneficio

       Castigo a los responsables

Este lamentable hecho se suma a la lista de crímenes cometidos en contra de integrantes de El Barzón Chihuahua. Cabe recordar los asesinatos de  Ramón Hernández Nevárez y su hijo Anselmo Hernández Andujo,  ocurridos el reciente 13 de junio de 2018 cuando circulaban en la Carretera Santa Clara-Flores Magón del municipio de Namiquipa.  Ambos luchaban en contra de la sobreexplotación de la Cuenca Hidrológica del Río del Carmen. El líder agrario había denunciado con antelación amenazas, sin que éstas fueran atendidas. Así también, los crímenes cometidos el 22 de octubre de 2012 en contra del líder barzonista Ismael Solorio Urrutia junto con su esposa, Manuela  Solís Contreras, quienes habían mostrado su  oposición en el establecimiento de una mina en la región y denunciado  los aprovechamientos y perforaciones ilegales de pozos de agua en la cuenca del río del Carmen por parte de plantaciones comerciales. A seis años de estos hechos,  no hay avances en las investigaciones.

Greenpeace demanda mecanismos urgentes y efectivos de protección para activistas ambientales dada la grave crisis de derechos humanos que vive el país.

* imagen e información compartida via boletin por ONG

http://elpuntero.com.mx/n/87302