Exitoso, primer trasplante de manos en un niño.

El pequeño Harvey fue sometido con dos años a una amputación de manos y pies tras sufrir una septicemia, una infección generalizada, por lo que era el candidato ideal para recibir nuevas extremidades.

Curiosidades y más... / Redacción / Julio 20, 2017

Harvey fue sometido con dos años a una amputación de manos y pies tras sufrir una septicemia, una infección generalizada por la presencia en la sangre de microorganismos patógenos o de sus toxinas. 

Los médicos le consideraron un candidato ideal para recibir nuevas extremidades porque estaba tomando fármacos inmunosupresores, ya que también había sido trasplantado del hígado.

La inmunosupresión --que puede provocar cáncer, diabetes e infecciones-- es clave para que los pacientes no rechacen los trasplantes.

A pesar de ya estar bajo tratamiento, "sufrió ocho rechazos, incluidos episodios graves durante el cuarto y séptimo mes" tras la operación, que fueron combatidos con más medicamentos para mantener lo más bajo posible su sistema inmunológico.

"Nuestro estudio demuestra que es posible trasplantar manos cuando la operación es preparada de forma cuidadosa por un equipo de cirujanos, especialistas en trasplantas, psicólogos y trabajadores sociales", señaló la doctora Amaral.

Días después de la operación, Harvey pudo comenzar a mover sus dedos, utilizando los ligamentos originales de sus extremidades.

"El crecimiento de los nervios significó que pudo mover los músculos de las manostrasplantadas y sentir seis meses después (de la cirugía), además de comenzar a ser capaz de alimentarse y tomar un bolígrafo para escribir", explica el informe. 

A los ocho meses ya usaba tijeras y pintaba con lápices. Al año pudo batear con las dos manos.

Los escaneos han mostrado que su cerebro se está adaptando a sus nuevas manos, mediante el desarrollo de nuevos caminos para controlar los movimientos y experimentar sensaciones.

Los médicos advirtieron sin embargo que se necesita más investigación antes de que este tipo de trasplante en niños se generalice.

El primer trasplante realizado con éxito en un adulto se hizo en 1998.