¿ Y el cambio, como para cuando?

Columnistas / Chano Rangel / Agosto 04, 2018

Dice un viejo refrán que “cada quien platica como le va en la feria” refiriéndose, a si hablar bien o vociferar insultos a ciertos hechos o acontecimientos. No todos pensamos lo mismo, en las democracias más avanzadas, la diferencia de pensamiento es aceptada como una virtud, donde se pueden construir acuerdos, en México, eso parece ser letra muerta, estar en contra de un sistema o gobierno, es hecharse la soga al cuello, porque la represalias pueden ser contundentes.

Desde hace muchos años, he escuchado que: este es el gobierno del cambio. Lo vi por primera vez en los 80’s con Don Jorge Cárdenas en Matamoros, y luego más adelante con Vicente Fox y gobierno que le prosiguieron; pero aun seguimos esperando ese cambio prometido.

He visto la primera parte de la serie Roma, un poderoso imperio, con un ejercito poderoso, con un emperador omnipotente, y un senado, con senadores muy ricos y de clase privilegiada. El sistema de clases, desde esa época en una republica, era evidente, la muchedumbre, era solo la mano de obra generadora de la riqueza, y eso tampoco tiene algo de malo, alguien tiene que trabajar; sin embargo, en lo relativo al gobierno la cosas no eran tan diferentes como hoy en día.

El senado era corrupto, salvo honrosas excepciones, los funcionarios eran corruptos, incluyendo al emperador; entonces el cáncer y el desgaste del imperio, los fue consumiendo desde adentro, hasta llegar a la metástasis donde poco era salvable, en México , fueron casi 9 décadas, de promesas de cambio: desde ser el administrador de la abundancia, la defensa del peso como un perro o el populismo de solidaridad, y el estatismo de Pacto Económico, de Miguel De la Madrid.

Luego Ernesto Zedillo, dio entrada al IFE, la democratización estaba en Marcha, si había autonomía, pero seguían siendo los mismos, los de arriba, quienes tomaban las decisiones y eso aun sigue asi. Ahora le llegada de Andrés Manuel al poder, le da una margen insólito y nunca visto, la promesa de cambiar, a los mexicanos les dio esperanzas, de que ahora si es posible, pero ahora tengo más dudas que respuestas.

Cambiar las secretarias, con la misma gente, de nada servirá, ya están contaminadas y amañadas de corrupción y sobornos, descentralizar para seguir igual, de nada sirve.

Lo ideal, seria quitarle a los partidos políticos el financiamiento publico, como en todas las democracias, hacer de senado y el la cámara de diputados, instituciones austeras y de resultados, con autonomía y trabajo propio, que representen intereses del gobernante en turno, y hacer del poder judicial, un órgano imparcial, autónomo y más eficiente y más barato, y eso sería para todos los organismos autónomos. Incluyendo la Suprema Corte, tan ostentosa en sus gastos y tan poco eficaz en sus resultados. Ya no se quiere ver salarios de miedo, donde unos pocos gana mucho, y unos muchos ganan muy poco.

Lo ideal, seria crecer por encima del 5%, que los empresarios corruptos y que se llevan la riqueza a Suiza y paraísos fiscales sean castigados, que los lideres sindicales millonarios sean llevados a juicio, que se democratice también el sindicalismo en toda sus expresiones y que los municipios y estados, cuenten con verdadera autonomía.

Que las fiscalías y comisiones autónomas, como el INAI, sean realmente soberanas, y representen el interés popular, pero que ese cambio, comience por no tener a los mismos de siempre en el gobierno, porque de ser asi, las cosas estarán comenzando muy mal.

Y he ahí donde viene la fabula de el León, donde lo puedes tener de mascota desde su nacimiento, pero su origen no lo perderá, y algún día te atacara. Al tiempo.

De Aquello y lo demás…

El día de hoy, a través del Twiter el secretario de gobernación, Alfonso Navarrete, anuncio que se detuvo a un conocido delincuente de Tamaulipas, y dan saltos y vivas de alegría. No esta mal y que bueno que sea de esa manera, pero tenemos ya más de 2 años, en que el gobierno federal, se ha olvidado del estado tamaulipeco.

Cuando viajamos en carretera lo único que vemos, es la policía estatal, que gila caminos y da certidumbre a los visitantes y habitantes del estado, fuera de eso la Policía Federal de Caminos, a puesto ya casi, una caseta de cobro en sus retenes, cobrando a los vendedores de autos y personas por el trasporte de mercancías.

Del ejercito aun no sabemos a ciencia cierta, que hacen en todos los cuarteles que se les construyeron en Tamaulipas, y solo los vimos en las pasadas elecciones del 01 de julio.

En este sentido, es de buena fe, reconocer la labor, que esta materia el gobierno estatal a hecho, con recursos propios, con inteligencia y arrojo, se ha podido mantener al margen a la delincuencia, aunque no faltaran detractores, eso abundan en este momento de culpas políticas.

chanorangel@live.com.mx