DETIENEN EN NUEVO LEÓN AL EX PRESIDENTE DEL CONGRESO DE GUATEMALA POR CORRUPCIÓN

Columnistas / Carlos Gerardo Cortés García. / Julio 25, 2018

La lucha en el mundo contra la corrupción y la impunidad crece a una muy alta velocidad. Y en Guatemala, que es un país del tercer mundo, ha crecido más la lucha contra la corrupción y la impunidad que en México mismo, cuando se supone que nuestra nación tiene como país un mejor nivel que Guatemala. Sin embargo, en el combate contra la corrupción, nada. No avanzamos. Y le doy las evidencias.

El expresidente del Congreso de Guatemala, Luis Rabbé Tejada, prófugo de la Justicia desde agosto de 2016 por varios delitos de corrupción, fue arrestado en México, de acuerdo con información de la portavoz del Ministerio Público, Julia Barrera, quien señaló que “podemos informar que hemos recibido la información oficial de Interpol sobre la detención de Luis Rabbé en Monterrey, México. El proceso a continuación corresponde directamente a las autoridades mexicanas", acotó.

Personal de la Agencia de Investigación Criminal cumplimentaron en Monterrey la orden de aprehensión provisional con fines de extradición contra el ex funcionario guatemalteco Rabeé Tejada quien cuenta con una ficha rojo emitida por la INTERPOL, y solicitada por el gobierno guatemalteco en 2016.

El detenido es requerido por el Juzgado Primero de Primera Instancia Penal de Mayor Riesgo Grupo “A” de la República de Guatemala. Las autoridades guatemaltecas buscan a Rabeé Tejada para que responda por los delitos de abuso de autoridad y peculado.

Le doy más datos que dibujan esta lucha de Guatemala contra la corrupción, en donde tres ex presidentes ya están en la cárcel. Rabbé presidió el Congreso de Guatemala en el período 2015-2016, y está acusado de los delitos de abuso de autoridad, nombramientos ilegales y peculado por su supuesta participación en un caso de plazas fantasmas.

La Fiscalía, que había solicitado ya su extradición el pasado 30 de mayo, asegura que en su calidad de presidente del Congreso autorizó para la junta directiva un total de 164 plazas, muchas de ellas con toma de posesión retroactiva, sin el perfil idóneo y muchas de las cuáles no asistían a sus labores.

Rabeé también autorizó de manera consecutiva dos solicitudes de contratación por un total de 21 asistentes para la primera vicepresidencia a cargo del diputado Arístides Crespo Villegas, quien está en prisión preventiva y procesado por este mismo delito.

Otra de las modalidades de contratación detectadas es que como presidente de la Junta Directiva del Congreso autorizó 42 plazas para su beneficio y de otros diputados con salarios elevados, de hasta 3,000 dólares. Rabbé está acusado de pertenecer a esta trama de corrupción, que operó entre 2014 y 2015 y en la que están implicadas unas 65 personas, entre diputados, exdiputados y particulares, para la creación de plazas ficticias.

Según el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, los miembros de la junta directiva del Congreso de 2014, cuando el presidente era Arístides Crespo, y en 2015, bajo la presidencia de Rabbé, realizaron "un gran número de contrataciones" que presentan "irregularidades evidentes e ilegales".

El tipo de contratación para la cual se unieron las directivas "se convirtió en una práctica habitual y aceptada a pesar de su evidente ilegalidad", "irrespetando" las formas correctas y por la "no asistencia" de los contratados, quienes ganaban entre 5,000 y 20,000 quetzales (680 a 2,720 dólares) mensuales.

Le decía yo que este asunto del combate contra la corrupción no es nuevo. Las más recientes revelaciones, entre las que se conoció la captura del expresidente Álvaro Colom, quien fue mandatario de Guatemala entre 2008 y 2012, junto con nueve de sus más altos funcionarios, reflejan el resultado no solo de la presión popular a raíz de las masivas protestas del 2015, sino la exitosa investigación de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, liderada por el magistrado colombiano Iván Velásquez.

Con la captura de Colom, que según la Comisión contra la Impunidad y el Ministerio Público, orquestó un proceso fraudulento para sustraer del erario público 35 millones de dólares al querer impulsar un nuevo modelo de transporte. Por lo pronto, son ya tres los ex gobernantes guatemaltecos que han sido detenidos por corrupción, además de otros tres señalados, incluyendo al actual mandatario, Jimmy Morales, y otros tres más acusados de crímenes de lesa humanidad.

Y entonces, la pregunta obligada, ¿cuándo llegará el combate a la corrupción en México a fondo? ¿Cuándo llegará de manera eficaz y eficiente? ¿Y cuando educarán de a de veras a los políticos y les enseñará que quienes toman lo que no es suyo irán a parar a la cárcel? Eso es lo que exigimos los mexicanos: una justicia igual para todos, desde el más encumbrado mexicano hasta el más humilde. Mientras esa justicia no la tengamos, va a ser imposible avanzar.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónicohipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.