Los parásitos de los Cabidos

Columnistas / Juan R. de la Sota / Mayo 11, 2018

Los regidores y síndicos que integran los cabildos de los 43 Ayuntamientos de Tamaulipas, son unos parásitos que carcomen bastante el presupuesto público y cuyo elevado sueldo no lo justifican en acciones en beneficio de la sociedad, por lo que la reducción de este tipo de ediles es necesaria y la exigencia de que presenten un informe de trabajo.

Algunos de esos representantes populares actúan con total descaro, desfachatez y abuso de poder, porque tolerados por los alcaldes y violando las normas jurídicas municipales, se ausentan de las sesiones de cabildo cada que se les pega la gana y no hay autoridad que los sancione, ni tan siquiera con descontarles los días no laborados.

Están cobrando un sueldo sin trabajar, ya que no proponen la creación de nuevos reglamentos, no gestionan la solución de demandas ciudadanas, no visitan a los sectores poblacionales que representan para atender sus necesidades y ni cumplen con asistir a las sesiones de Cabildo, como lo establece la ley.

Los diputados del Congreso de Tamaulipas, deberían cumplir con una de sus obligaciones que son la de vigilar que todos los ayuntamientos sesionen, al menos en tres ocasiones por mes, como lo mandata la ley en la materia y fiscalizar que las obras programadas en el plan de trabajo se realicen y se inviertan los recursos autorizados para las mismas.

 Es una vergüenza, es inaceptable, molesto y hasta negativa imagen para los partidos que representan que algunos regidores y síndicos se presenten a las reuniones de cabildo, sólo a dormitar, ha proponer asuntos sin oficio ni beneficio o a solicitar el uso de la palabra para hacer efectivas venganzas políticas o personales y a promocionarse como candidatos del Partido Verde Ecologista, como lo hace el médico Fernando Arizpe.

Por cierto este señor Arizpe, ex secretario general de la UAT, bien que ha sabido colgarse del presupuesto municipal, para cobrar un sueldazo, sin trabajar, cuyo tiempo sólo lo ha utilizado para criticar, sin resolver las demandas ciudadanas y descargar su coraje, ira, su carga negativa de conciencia y otros padecimientos que él mismo se ha generado por su equivocado actuar y parecer en el desarrollo de su vida personal.

Volviendo al tema de los regidores y síndicos, el coordinador de los regidores panistas, Javier Mota Vázquez, propuso de controlar a los regidores “calienta sillas”.

Busca eliminar el viejo estigma de ser “levanta dedos”, que sólo acuden a “calentar la silla” o que “son carga para el erario”, con la propuesta de aprobar un reglamento interno que regule el actuar de los regidores y síndicos del Ayuntamiento de Victoria, en la presentación de un informe mensual de sus actividades.

Mota Vázquez cuenta con ese proyecto en borrador y aseguró que lo presentará en la próxima sesión de Cabildo, en donde no se descarta abrirlo a la participación de los ciudadanos.

El objetivo es contar con un marco jurídico que permita a los asambleístas municipales presentar un informe de sus actividades o rendición de cuentas, sobretodo de ayuda a la ciudadanía, para que a los regidores y síndicos no se les vea como “levanta dedos”, calienta sillas o ponerlo a chambear”, afirmó Mota Vázquez.

En este proyecto se establecerán además sanciones para aquellos que no cumplan con la responsabilidad que tienen como funcionarios públicos.

Cambiando de tema, el gobierno mexicano tiene moribundo al pueblo mexicano con los constantes aumentos a los precios de las gasolinas y ya anunció otro incremento a este tipo de combustible que, sin duda, causaría más daño a la economía de las familias, sobre todo las de escasos recursos económicos y más de aquellas que se encuentran desempleadas.

Resulta que el Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Miguel Messmacher, aseguró que, ante el nuevo modelo que determina los precios de los combustibles en México, no se descarta la posibilidad de que se presenten nuevas alzas en precio dependiendo del comportamiento del precio del petróleo y tipo de cambio.

Un nuevo aumento al costo de las gasolinas pulverizará el salario de los trabajadores y las familias se verían en mayores aprietos para desarrollar sus actividades cotidianas.

Los constantes aumentos a los precios de las gasolinas son motivados por la falta de dinero en el gobierno, esto se da cuando existe una mala administración de los mismos y para mantener fianzas estableces se ven obligados, a lo más fácil, al incremento de los combustibles, el cual finalmente le cargan al pueblo.

Los partidos políticos y sus candidatos presidenciales tendrían que hacer propuestas serias y formales que eviten la aplicación de alzas a los precios de las gasolinas como única alternativa para tener finanzas sanas en el gobierno, porque el aumento al costo de ese producto genera el encarecimiento de otros productos, sobretodo alimenticios y por consecuencia perjuicios en los hogares de las familias mexicanas.

El PRI en estos momentos tiene en su poder el Gobierno Federal y más aumentos al precio de la gasolina, le restará votos en las próximas elecciones del 1 de julio.

En otro asunto, se percibe entre los electores tamaulipecos cierta reserva, al no definir aún por cual partido y candidato votar en las elecciones y esto se debe a que los contendientes continúan con el viejo esquema de ofrecer propuestas que, con el tiempo no se cumplen.

Existe un desánimo del electorado, porque los candidatos presidenciales, se han dedicado a golpearse, a criticarse y acusarse, olvidando presentar alternativas concretas y creíbles que resuelvan los graves problemas que enfrenta el país, sobretodo  en lo relativo a la inseguridad pública que mantiene a un pueblo mexicano atemorizado e invadido de dolor.

El voto, muchos ciudadanos, no lo tienen definido, aún no saben si se lo otorgarán a José Antonio Meade, a Andrés Manuel López Obrador, a Ricardo Anaya o a los independientes, estos últimos que andan junando de relleno y para dividir la votación, ya que ninguno de ellos ha emitido discurso creíble para combatir el desempleo, la pobreza y los altos índices de inseguridad.

Ojalá en el próximo debate que se realizará entre los candidatos presidenciales, ofrezcan al pueblo mexicano propuestas concretas que resuelvan las grandes necesidades de los mexicanos, principalmente el de mejorar la seguridad pública, disminuir el precio de las gasolinas, combate a la corrupción, generar fuentes de empleo, privilegiar una educación de calidad, así como ofrecer una eficiente procuración e impartición de justicia.

El dato: Los candidatos tamaulipecos a los diferentes cargos de elección popular deberían entrarle a los debates, pues es una oportunidad y un espacio para demostrar su capacidad e interés de trabajar con honestidad, ahínco, dignidad y con hechos a favor de la ciudadanía, si no lo hacen evidencian esconderse de la gente. La ciudadanía busca conocer la oferta política para decir a quien otorgarle su sufragio.

Correo:jrdelasota@hotmail.com