Guajardo, un peligro para el PRI

Columnistas / Oscar Contreras Nava / Febrero 02, 2018

Sí José Antonio Meade Kuribreña, precandidato del PRI a la presidencia de la República, quiere dar una pelea electoral digna en Tamaulipas, lo primero que tiene que hacer después de que tomen protesta los candidatos priistas al Congreso de la Unión, es cambiar de inmediato a Sergio Guajardo Maldonado, dirigente estatal del tricolor en el estado.

Y es que ahora recordamos que el dirigente estatal priista preparó todo para que los diputados federales, Edgar Melhem Salinas y Moserrat Arcos Velázquez, fueran los principales anfitriones del precandidato priista a la presidencia en su visita al estado, con el objetivo de acercarlos, que los conociera mejor y lograr finalmente que eligiera para que llegaran al senado de la República, pero al final esto no sucedió.

Así que Guajardo Maldonado nunca asimiló del todo que Melhem Salinas y Arcos Velázquez, no fueran elegidos como candidatos al senado por lo que ahora se ha convertido en un peligro para el tricolor estatal y es necesario y urgente una renovación en el Comité Directivo Estatal del PRI.

Por lo pronto, es necesario que el PRI nacional designe a un delegado especial para que inicie la operación cicatriz, reúna a los priistas que no consiguieron ser candidatos, hable con ellos y los convenza para que le ayuden a los diputados Yalheel Abdalá y Alejandro Guevara en su campaña política rumbo al Senado de la República, porque de otra manera estarán completamente perdidos.

Es decir, casi están perdidos, ya que ninguno de los dos legisladores soltara suficientes recursos para hacer una campaña digna, generosa y que la vean por todos lados, ya que no contaran con el apoyo del gobierno estatal y de los principales municipios de Tamaulipas y esto, desde luego que se reflejara en la operación político electoral. Así de simple.

Para finalizar, ya nos enteramos que el Fiscal Anticorrupción de Tamaulipas, Javier Castro Ormaechea, presentó una queja ante el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) en contra del Juez de Distrito, Eucario Adame Pérez, a quien acusa de favorecer al ex gobernador Eugenio “Geño” Hernández Flores, al pronunciarse en contra de su extradición a los Estados Unidos.

Y es que el juez fue muy evidente en su opinión jurídica, ya que de un día para otro, según nos dicen, cambió y se sospecha que hubo una “cierta mano negra” que lo hizo cambiar su opinión para evitar que Geño fuera extraditado y con ello obligar a las autoridades estatales a que lo juzguen en territorio nacional.

Sin embargo, sí el gobierno norteamericano pide su extradición a las autoridades mexicanas, así como también los expedientes que la PGR tiene muy bien guardados, es posible que la lista de extraditables crezca por lo que estamos casi seguros que muchos de ellos, al conocer las intenciones que tiene el actual gobierno estatal, ya salieron del país. Ni más ni menos.

Apunte final. La audiencia que tenía la primera síndica del Ayuntamiento de Victoria, Alejandra Cárdenas Castillejos, en la Procuraduría de Tamaulipas fue pospuesta para el viernes con la artimaña legal de subsanar supuestas omisiones legales lo cual no es cierto.

Una fuente digna de todo crédito informó que la magistrada Mariana Morales Mier y Terán fue quien pospuso esta audiencia, por lo que no es posible que desde el Poder Judicial de Tamaulipas, se trate de evitar que la precandidata priista a la diputación federal por el 5° distrito sea juzgada.

Es importante que el Instituto Nacional Electoral (INE) tome nota de lo sucedido, ya que el PRI de Tamaulipas buscará registrar a Cárdenas Castillejos cuando tiene un proceso judicial pendiente y si la autoridad electoral no detiene su registro, será muy penoso que después en la Cámara de Diputados no la dejen tomar posesión del cargo.

El caso es que los cómplices de la síndica Cárdenas Castillejos buscan aplazar el tiempo para que le den la candidatura por el PRI, pero esto resultará muy contraproducente, ya que si no arregla sus asuntos con la ley, su carrera política estará muy cuestionada.

Es por esta razón que el Fiscal Anticorrupción de Tamaulipas debería también enviar una queja a la Judicatura Local, para que tome cartas sobre este asunto, ya que si lo deja crecer, es seguro que este caso ponga en duda no tan sólo la honestidad e imparcialidad con que actúan algunos magistrados, sino también la transparencia, legalidad e integridad, con que actúa el PRI estatal, aunque como ya hemos visto en los últimos 24 años, esto es lo que menos les importa rescatar. ¿Verdad?

http://oscarcontrerastamaulipeco.mx/