Por fin el 2018…

Columnistas / José Luis Castillo / Enero 02, 2018

La llegada de un nuevo año  renueva la esperanza de los mexicanos, por una elección que quedará para la historia con un Manuel López Obrador, que desde Morena, buscará una vez más llegar a la presidencia de la república, un Ricardo Anaya, que agandalló a los demás aspirantes panistas con la precandidatura a ese mismo cargo, o un José Antonio Meade Kuribeña, que sin militancia en ningún partido político ahora abajo las siglas del PRI, buscará legar al poder en este 2018.

Los tamaulipecos una vez más refrendaremos nuestra confianza en algunos de los protagonistas de la política que han hecho las cosas bien, pero castigaremos desde luego a quien no ha sabido responder a la confianza otorgada en las urnas en el 2016, aunque renovamos nuestra fe y la esperanza para que las cosas mejoren en este año, sobre todo en materia de seguridad.

Hay que analizar todas y cada una de las ciudades del estado, para saber quién ha hecho las cosas bien y quien simplemente se la ha pasado “nadando de muertito”, quien si cumple con los planes y proyectos o porque no, hasta con Las expectativas que la ciudadanía tenía de sus autoridades y en base a ello determinar quien merece una nueva oportunidad, porque hay que decirlo, hay municipios que están para llorar en términos de economía, inversión y seguridad pública.

En la elección de este año los ciudadanos también  habremos de elegir diputados, senadores, además de presidente de la república y en el caso de Tamaulipas, nuestros ejemplares alcaldes, insisto, habrá que estar atento y poner toda nuestra capacidad de selección de los personajes que deberás tengan ganas de trabajar, no que sean más de lo mismo y que sólo busquen un beneficio personal.

Por lo pronto, y aunque hagan como que la virgen les habla, nuestras autoridades nos han quedado a deber en lo que a seguridad pública se refiere y tan sólo en ciudad Victoria, existe una sobre oferta de locales comerciales, según el médico Jorge Pensado Robles, debido a la inseguridad que priva en la capital del Estado  en donde la inseguridad es inhibidor de la inversión y del empleo.

Cada semana según los datos que se tienen cierran entre 5 y 10 locales comerciales y en muchos de los casos se debe a cuestiones de inseguridad o extorciones.

También escalofriante el número de homicidios dolosos con arma de fuego registrados en esta ciudad capital que tan sólo en el mes de noviembre ascendió a los 28, que sumado al resto del año asciende a los 175 homicidios dolosos, por encima de la ciudad de Reynosa, que registra 127 defunciones en estas mismas características.

Hay legisladores como Jesús María Moreno Ibarra, que la única ocurrencia que tiene en su cabeza es decir que el incremento incluso en los delitos del fuero común, se debe al desmembramiento que se tienen de los grupos delictivos, y por ello dice que andan asaltando o robando, pero sin dar una solución al problema.

La incapacidad del legislador va más allá, al señalar que se han encendido los focos rojos en las ciudades fronterizas de Tamaulipas, por el incremento de la inseguridad y la violencia, lo que es peor, a más de un año, poco o nada han hecho los legisladores por acabar por con este problema de la inseguridad en la entidad y sólo se la han pasado como espectadores.

Por lo pronto, el inicio de un nuevo año nos renueva una esperanza y al menos a los ciudadanos nos da la oportunidad de tomar decisiones en serio, la oportunidad de observar y escuchar las propuestas de quienes aspiren a un cargo de elección popular, ojalá sea algo nuevo, propositivo y no más de lo mismo, veremos y diremos.

El Buzón.

La serie de reformas y la creación de nuevas leyes sólo por presentar trabajo por parte de los legisladores locales propicia que muchas de ellas sólo queden en papel y en el escritorio de nuestros diputados.

Con justa razón hay quien refiere que el trabajo legislativo es de buena intenciones y puras simulaciones en donde mucho tiene que ver Ricardo Gómez Piña, “el súper asesor” que repite las mismas dosis que antaño, algo sistemático y al muy estilo priista.

Hay reformas y creación de leyes que son letra muerta, simplemente no se aplican y solo por mencionar alguna de ellas como la Ley de Asociaciones Público privadas, qué pretende la participación del sector privado en proyectos de infraestructura, lo cual simplemente no se ha hecho, la reforma a la Ley de Transporte para regular los precio en los servicios de grúa, sin que hasta la fecha nadie acate o haga cumplir la Ley.

Si eso fuera poco la reforma al Código Penal para castigar las llamadas falsas a los números de emergencia sí  que hasta la fecha se aplique, ningún tipo de sanción, algo así como un grito en el desierto, ah pero eso si, un “prirruri”, una “pepa” y un “principito”, ya se dicen listos para irse a conquistar la tres veces Heroica, pobre Matamoros.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com